Main Area

Main

Internacionales

Tras el bloqueo a Huawei, China medita sus represalias y tiembla Apple

Una semana después de que Washington decidiera prohibir a las empresas estadounidenses comerciar en el sector de las telecomunicaciones con empresas extranjeras consideradas "de riesgo" para la seguridad nacional, entre ellas la china Huawei, la decisión podría traer consecuencias a una empresa propia: Apple.


Por un lado, los usuarios chinos se están organizando para pedir el boicot de los productos de la manzana, promoviendo el mensaje de que su compra se asemeja a un acto de traición a la patria.

Por el otro, uno de los escenarios más previsibles a corto plazo, según los expertos consultados por Reuters, sería la suba de aranceles para los productos tecnológicos estadounidenses, y Apple sería el principal perjudicado por su volumen de ventas en el mercado asiático.

La empresa liderada por Tim Cook es muy dependiente de China para su producción, y ante estos riegos sus acciones han caído más de un 3% en la bolsa de Nueva York.

Respuesta de Huawei

Huawei ya respondió a Estados Unidos de través de su fundador, Ren Zhengfei, quien consideró que Washington subestima su empresa, mientras el presidente Donald Trump hace todo lo posible desde hace meses por bloquear las ambiciones internacionales del gigante chino de las comunicaciones.

"Los políticos estadounidenses, con su forma de actuar en la actualidad, demuestran que subestiman nuestra fuerza", dijo Zhengfei durante una entrevista con la prensa a través de la aplicación móvil de CCTV, la televisión estatal china.

El número dos mundial de los teléfonos inteligentes y líder de la tecnología 5G (la quinta generación de tecnología celular) está en el punto de mira de la administración Trump desde 2018, en un contexto de guerra comercial y de rivalidad tecnológica entre Pekín y Washington.

"La red 5G de Huawei no se verá afectada para nada [por ello]. En materia de tecnología 5G, que las otras empresas alcancen a Huawei no es cuestión de dos o tres años", prometió Ren Zhengfei, haciendo referencia a los grupos estadounidenses y europeos.

 

Después de que Trump incluyera en su lista negra a Huawei, el gigante de la informática Google -cuyo sistema Android equipa a la mayoría de teléfonos inteligentes del mundo- anunció que debería cortar sus lazos con el grupo chino.

 

Así, este podría dejar de tener acceso a algunos servicios de Android y a las populares aplicaciones Gmail y Google Maps.

 

La decisión de Washington también afecta a numerosas empresas estadounidenses. Y grandes fabricantes de semiconductores, como Qualcomm e Intel , informaron a sus empleados que también dejarán de vender a Huawei, según la agencia Bloomberg.

 

"Nosotros no vamos a pasar ahora a los chips estadounidenses, a la ligera y por capricho. Debemos crecer juntos [con las empresas fabricantes]", defendió Zhengfei.

 

"Pero en caso de dificultad de suministro, tenemos soluciones de repuesto. En periodo de paz [es decir, antes de que comenzara la guerra comercial] nos abastecíamos en un 50% con los chips procedentes de Estados Unidos y en otro 50% con los procedentes de Huawei. No se nos puede aislar del resto del mundo", insistió.

 

La prohibición de comerciar impuesta por Estados Unidos podría suponer un duro golpe para las grandes empresas norteamericanas que suministran semiconductores al grupo chino, según expertos del sector.

 

"También podría tener un efecto paralizante para Huawei", considera Roger Kay, analista de Endpoint Technologies Associates. "Si no tienen unas bases financieras sólidas, podrían entrar en un círculo fatal. Pero si, por el contrario, tienen los bolsillos llenos, podrán salir de apuros".

 

Usuarios de teléfonos Huawei del mundo entero se preguntan ahora si podrán seguir accediendo a los servicios de Google en sus dispositivos.

 

Frente a estas preocupaciones, Washington parecer haber querido rebajar las tensiones y el lunes decretó un plazo de 90 días antes de imponer las sanciones.

 

Ren Zhengfei consideró que la medida tiene "poco significado" y anunció que su grupo y Google "discuten" para buscar soluciones ante la prohibición de comerciar.

 

Huawei está desde 2018 en la mira de Washington, que sospecha que el grupo permite a los servicios de inteligencia chinos emplear su material para espiar las comunicaciones en las redes móviles de todo el mundo.

 

Pero para el gigante de las telecomunicaciones, Trump intenta fundamentalmente frenar el desarrollo de una empresa considerada demasiado avanzada tecnológicamente.

 

Huawei también está en el centro de una crisis diplomática en Canadá, aliado de Estados Unidos, desde la detención en diciembre, por petición de Washington, de la directora financiera del grupo chino, Meng Wanzhou.

 

La responsable, que es hija de Zhengfei, es sospechosa de haber violado las sanciones estadounidenses en Irán.

 

"Sacrificamos a una persona, una familia. Y ello por un ideal: alcanzar cumbres mundiales", destacó el fundador de Huawei. "Y para alcanzar ese ideal, antes o después iba a producirse un conflicto con Estados Unidos".

 

2017 Intersab.